La sombra de Pedro

 

Con la sombra de Pedro, los enfermos se sanaban. (2)

No era la sombra, ni tampoco Pedro. (2)

Era porque Pedro tenía el Espíritu del nazareno. (2)

Nazareno, nazareno, el Espíritu del nazareno. (2)

 

Fluye, fluye, Espíritu Santo. (2)

Ese sí que da poder. (4)

Ay yo me siento Pentecostés, de la cabeza a los pies.

Yo no me quedo, me voy con Él, a la nueva Jerusalén.

 

Se repite todo.

 

Ese sí que da poder, ese sí que da poder,

ese sí que da poder, ese sí que da poder.

Ay yo me siento Pentecostés, de la cabeza a los pies.

Yo no me quedo, me voy con Él, a la nueva Jerusalén.

 

MIDI, Audio

About these ads

Acerca de cbqmusic

Músico desde los nueve años, ahora tengo 23. Estudié Administración de Empresas en el ITCR, y trabajo en Procter & Gamble en la organización de Master Data.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s